Taller Experimental olfativo para grupos ~ a través de los sentidos invitar a la creatividad y la diversión a ~Compartir un poco del mágico mundo de olores en movimiento y expandirlo - Pasión  #experiencias #equipo #dinamica #juego #sensorial

 

 

 

16 de Agosto de 2017 / Mar Mediterráneo

Mediterráneo Llevo tu sal en mis ojos para cuando te quiera ver. Llevo tu brisa en mis pulmones para cuando quiera suspirar. Tu olas calman mis oídos. Tu aroma a tomillo, a hierba y a Pinos acaricia mi nariz. Junto mis manos y entre mis dedos te puedo tener. No te escurres. Juegas con tu alquimia concentrada, sabiendo que eres erudito, y a la vez inocente. Tu marea hace magia que es adictiva. Mare Nostrum, me sumerjo para hacerme parte tuya porque tú ya eres parte mío. 

 

 

27 de Junio de 2017 / Buenos Aires

Las callecitas de Buenos Aires.. tienen ese yo que sé”, dice un tango muy conocido. Entre un asfalto hecho de adoquines y antiguos edificios de identidad  melancólica y robada, caminan las sombras de una ciudad que brilló hace tiempo.

Buenos Aires tuvo amantes, de esos que aman fuerte, y se van. Tiene escrito en las paredes historias de inmigrantes, que arribaron dejando atrás  sus puertos natales, y  una vieja vida para empezar del otro lado del océano una nueva travesía sin saber si volverían a abrazar a sus familias.

Pero también huele a esperanza, a libertad.  Los domingos huelen a pasta de la Nonna y a esa salsa de tomate cosechado en huerta propia, hecha a base de aceite de oliva y ajo.

Los sábados por la noche huelen a humo, es el momento sagrado de  juntarse con amigos a comer un asado conformando como una especie de ritual.

Las tardes de primavera cuando se asoma ese sol tímido que viene anunciando su llegada, explotan los Tilos por la calles, a eso también huele Buenos Aires. Disponible para aquellos que levantan la mirada, y le dan el permiso a sus narices de sentir la magia del Tilo.

Las chicharras gritan al verano, acompañadas de jazmines colgando de los enrejados, y algunos barrios porteños tienen en las puertas de sus casas los naranjos, que entre octubre y noviembre se convierten en Naranjos en Flor,  perfume exquisito si los hay.

Te invito a tomar un café… en ese Cafetín tan nuestro, tan viejo pero tan especial. Que esconde los secretos de hombres de letras, de ciencia, de discusiones políticas y por sobre todo, los clásicos del Fútbol. El cafetín tiene un lenguaje propio, el del Lunfardo,  a eso también huele Buenos Aires, a café. Un café bien fuerte, pero aquí no se toma de parado ni de prisa.

Nunca me siento sola, porque siempre estoy con mi mate… el mismo que me lleva de viaje,  a la ruta, al campo de la Pampa. Y el mate, es compartir, tiene una dirección en la ronda y un cebador asignado.  Y qué huele el mate?  A Hierba.  La gente se junta en la plaza a ver pasar la vida…y a tomar mate. Esas simples cosas de la vida.

Todos estos recuerdos y memorias del día a día,  forman parte de la paleta olfativa de Buenos Aires.

Melina

 

 

22 de Junio de 2017 / Dulce Amsterdam 

 Mezcla de wafle, miel y rosas.

Se siente cuando se respira el aire de mar.

 Los holandeses aman las flores, adornan, compran o regalan flores. Tienen ramos en la mano siempre. Lo llevan con orgullo. Tienen hermosos y arreglados jardines. Y si no tienen jardines tienen macetas con las cuales le ganan espacio a la vereda y verde al ladrillo. Se sabe que andan en bici. Lo que no se sabe es que la vida pasa arriba de la bici: comen, hablan por celular, se mudan, llevan cosas. Te sonríen, hablan fuerte y si te ven perdido se paran a preguntarte que necesitas. Disfrutan del sol, cómo si fuese el ultimo sol del año. Está claro, porque todo está preparado para lluvia. Las mochilas y la ropa. Los nenes son muy felices. Exteriorizan todo lo qué les pasa puertas afuera y sus vidas: si nace un bebé, pegan una cigüeña en las ventanas, si aprueban el secundario cuelgan una mochila en la puerta. Se ve todo cómo si fuese una vidriera. Hay sillones en el medio de la nada para que te puedas sentar a leer. Son ordenados, parece que no puede entrar tanta gente en un tren al mismo tiempo pero todos respetan su espacio y entran perfecto. Para ellos todo está bien. Tienen los mejores quesos. Festejan los cumpleaños en los parques públicos con banderines. Las chicas salen con las chicas y los chicos con los chicos. Tienen muchos relojes por todos lados. Los barcos siempre están de fiesta porque celebran la vida. Ah, y por suerte hablan inglés